¿Cómo está la industria del cine actualmente en España?

No será ninguna sorpresa si os decimos un dato demoledor; España a perdido 600 salas de cine a los largo a lo largo de 10 años. Estos datos se recogen desde el 2008 hasta lo que llevamos de 2019. Sin duda es un dato que indica muy bien como han cambiado los hábitos del consumidor a la hora de ver sus películas favoritas. Evidentemente esto sucede por varias razones, el éxito y el precio asequible que ofrecen plataformas como Netflix o HBO y que el precio de las entradas en las salas de cine no son acordes en lo tiempos modernos. Por el coste del precio de una entrada para ver una película en una sala de cine podemos tener una subscripción mensual en Netflix o HBO para ver todo el contenido ilimitado durante la duración del mes.

Esta claro que contra eso no se puede competir. También hay que añadir que la crisis también ha jugado un factor importante a la hora de ofrecernos estos datos. Desde aquí añadiríamos que la calidad de muchas de las películas que se estrenan en las salas de cine no tiene una calidad suficiente para justificar la proyección y el precio tan elevado de una entrada de cine hoy en día. Muchas veces nos encontramos una cartelera con 15-20 títulos de los cuales 2 ó 3 películas valen la pena. Las otras como hemos comentado dejan mucho que desear y solo cumplen con el objetivo de hacer relleno en la cartelera.

Aunque no todo son malas noticias para las salas de cine en España. En este sentido, y a pesar del auge de las plataformas de pago por subscripción , FECE señala que es precisamente la población menor de 25 años, que más plataformas consume, la que más acude al cine una vez al mes. Hay futuro, defienden. Aunque quizás no sea exactamente como hace diez años, sino en los grandes núcleos de población, con películas cada vez más masivas y salas más grandes. No obstante, advierte FECE, «actualmente están abriendo salas en poblaciones donde habían desaparecido».

Con estos datos podemos decir que con estos datos dependiendo de la zona se puede apreciar que hay pequeños repuntes en zonas donde las salas de cine se están volviendo abrir y teniendo un cierto éxito de público y facturación. Donde mas está afectando el cierre de salas de cine es en las grandes ciudades donde sus ciudadanos si que están teniendo una mayor acogida a las plataformas de como Netflix o HBO y van menos a las salas de cine a consumir películas y documentales. Hay que tener en cuenta que las salas de cine en las ciudades se concentran cada vez mas en grandes salas y las pequeñas de toda la vida están desapareciendo aún ritmo cada vez mayor.

¿Afecta el éxito de Netflix y HBO a las salas de cine tradicionales?

Sin duda este debate cada vez está más sobre la mesa y tanto la gente como la industria quiere saber como afectan estas plataformas a las clásicas salas de cine y que cabe esperar de ellas en un futuro no muy lejano. Desde la aparición de Netflix y HBO los hábitos de consumo han cambiado y ahora es la gente que decide que ver y cuando verlo. Además de esta comodidad es normal que muchas de estas personas se hayan decantando quedarse en casa y ver contenidos online en plataformas de pago como Netflix, FOX, Amazon Video, entre otras muchas…

Hay que tener en cuenta que muchas de estas plataformas tienen un precio que es el mismo al de una entrada de cine que solo te permite ver una sola película, por el mismo precio tienes un mensualidad en cualquiera de las plataformas mencionadas. Claro está que no tienen nada que hacer las salas de cine en cuento precio y catálogo se refiere.

Desde nuestro punto de vista las salas de cine continuarán existiendo durante muchos años porque la experiencia y las sensaciones que te da una sala de cine clásica no te la da un televisor o una pantalla de ordenar en casa. Por eso podemos ver como las taquillas y salas de cine se siguen llenando año tras años sobretodo cuando hay grandes estrenos o películas que el protagonista es una gran estrella de la gran pantalla.

También no podemos obviar que muchas de estas salas de cine se están modernizando (por fin) y ofrecen experiencias únicas como efectos 3D, asientos con vibraciones, sistemas de sonido de última generación y ahora incluso comida exclusiva que solo se puede comprar en determinadas sesiones según la película que se vaya a proyectar.

Todos estos elementos hacen que la opción de ir al cine solo o en compañía sea una opción que muchos escogen para pasar una tarde de domingo antes quedarse en casa viendo alguna serie o película de Netflix. La experiencia de ir al cine todabía sigue pesando mucho entre los usuarios y muchos de ellos prefieren pagar 9 euros por una sola película. Aunque tenemos que destacar que muchos usuarios tienen la costumbre de ir al cine y tener la tarifa de su plataforma de streaming activada. Según el poder adquisitivo de la persona no es una cosa extraña que cueste de encontrar.

¿Es tan caro ir al cine en España o Estados Unidos?

Cuando se habla de cine es inevitable que no salga el tema del precio de las entradas para ir al cine una tarde de domingo con lo amigos a ver una película. ¿Pero realmente es tan caro pagar 7, 8 o 9 euros para ir al cine de tu ciudad? Si que es verdad que si hablamos del precio de la entrada tendrían que haber varios factores como la calidad de la sala y en general la calidad de las instalaciones para que el precio del a entrada fuera mas o menos alto en función de estos factores. Como el sistema de sonido, el tipo de sala, que tipo de butacas, etc… Parece que estos factores no influyen mucho por no decir nada, ya que todos los precios están unificados y valen lo mismo independientemente del tipo de sala o ubicación. También hay que decir que dependiendo de la zona de España donde nos encontremos los precios serán mas o menos elevados. En Barcelona, Madrid y Valencia es donde se encuentra el precio de la entrada mas elevado de toda España.

Lo más impresionante es que el problema está en una situación aún mas grave si cabe que hace unos años atrás. Tenemos que tener en cuenta que muchos problemas derivados de las salas de cine están en que el público más joven no quiere ir al cine y gastarse dinero en ver una sola película, si no que quiere tener a disposición un gran catálogo de películas y series disponibles las 24 horas de día por un precio no superior a los 10 euros mensuales. Con ese dinero tenemos muchas opciones disponibles online con grandes ofertas y promociones como el primer mes gratis sin ningún coste adicional si finalmente queremos contratar nuestra tarifa en la plataforma..

La mejor opción sigue siendo la de acudir al cine a ver nuestra película favorita el día del espectador donde se aplica un descuento y al entrada según el punto en donde vivamos nos puede salir un 30% mas asequible. Puede parecer poco pero se vamos en grupo o en familia puede significar un buen ahorro. Esta opción sigue siendo la preferida por muchos españoles ya que el día del espectador suele ser donde mas españoles acuden a las salas de cine en los diferentes puntos de la geografía española. Es por eso que recomendamos ir ese día a ver tu película o documental favorito.

 

El mundo del cine y la generación Millennial

Uno de los sectores que mas perdidas de dinero y público a tenido es sin duda el sector del cine con mucha diferencia. La mayor parte del público que ha perdido el cine tradicional y sobretodo y en concreto las sala de cine a sido el público millennial que ha crecido con internet en casa y desarrollado otros hábitos de consumo totalmente diferentes a la de sus padres o personas con una mayor edad. Esta generación a pesar de los varios intentos del sector del cine de atraerlos hacía las salas de cine y captarlos como clientes han sido en vano ya que es un público complicado y totalmente fuera del sector.

Como es de imaginar la mayoría de jóvenes de 18 a 35 años están conectados a internet y todo el contenido que consumen es online sobretodo si estamos hablando de películas y series. La mayoría de estos jóvenes están dados de alta en alguna plataforma de Streaming como Netflix o Amazon Videos o directamente se descargan el contenido de manera ilegal a través de torrents o de plataformas de streaming ilegales.

Con una simple búsqueda nos podemos dar cuenta de la gran oferta que tiene un usuario para ver películas y series de manera gratuita y sin tener que hacer un gran esfuerzo para encontrarlo. Todos estos factores han hecho que la mayoría de estos jóvenes no pisen las salas de cine y mucho menos cuando los precios por entrada para ver una sola película son realmente altos si se quiere ir por ejemplo un par de veces a la semana al cine, con estas asistencias ya estamos hablando de un gasto mensual importante para según que personas.

Estos factores desde nuestro punto de vista hacen que las salas estén vacías de según que público. En cambio podemos contrastar con otro tipo de público que sigue asistiendo a las salas de cine y siguen gastando un buen dinero a las empresas del sector. Este público del que estamos hablando es sin duda las personas de más de 45 años que siguen apostando y disfrutando de las salas de cine clásicas. Con un gasto medio según algún estudio publicado de unos 35 euros mensuales en salas de cine en España. Hay que tener en cuenta que estos datos son del 2.016 y habría que actualizar para saber bien como sigue la salud de la industria del cine. Todo apunta a que seguiremos teniendo proyecciones durante unos cuantos años más seguro. En las principales ciudades españolas como Barcelona o Madrid siguen teniendo una gran número de salas de cine con las últimas novedades.